WhatsApp: 312 622 5311 | Medellín: (4) 305 3500 Ext. 2280 – 2284

Enfermedades tropicales desatendidas

Su principal característica es el alto grado de infección, como también su presencia en poblaciones y regiones donde hay pobreza extrema, especialmente en ambientes calurosos y húmedos de las zonas tropicales.

La mayoría son transmitidas por insectos (como los mosquitos, simúlidos, flebótomos, la vinchuca, entre otros); mientras que otro porcentaje, es transmitido por el agua contaminada y el suelo infestado por huevos de gusanos. La principal razón de que aún existan dichas enfermedades, se debe al efecto de la contaminación ambiental y a su vez por las malas condiciones de vida e higiene.

Los lugares que cuentan con presupuesto para tratarlas han contribuido a su disminución significativa, inclusive se ha logrado que vayan desapareciendo de forma gradual paralelo a la mejora de la calidad de vida y la higiene.  Pero este no es el caso de los territorios con pobreza extrema, (inclusive dentro de las zonas urbanas desarrolladas) debido a la falta de recursos para la higiene, tratamiento y prevención de estas enfermedades.

Algunas de ellas son:

Esquistosomiasis

Esta es una enfermedad parasitaria aguda y crónica causada por duelas sanguíneas (trematodos) del género Schistosoma. Las personas se infectan cuando las formas larvarias del parásito (las cuales son liberadas por caracoles de agua dulce) penetran en la piel durante el contacto con aguas infestadas.

Oncocercosis

También conocida como: “ceguera de los ríos”, se caracteriza por ser una enfermedad parasitaria provocada por el nematodo filárico Onchocerca volvulus. Se transmite por la picadura de moscas negras infectadas (Simulium spp.) que se crían principalmente en ríos, arroyos o cerca a tierras fértiles.

Filariasis linfática

Conocida también como: elefantiasis; su transmisión se produce a través de mosquitos y parásitos denominados filarias. La infección se contrae generalmente en la infancia y provoca daños no manifiestos en el sistema linfático; las consecuencias vienen a ser manifestadas en edades más adultas causando así discapacidad permanente.

Leishmaniasis

Esta es causada por un protozoo parásito del género Leishmania, (el cual cuenta con más de 20 especies diferentes). Se presenta en tres formas: visceral, cutánea y mucocutánea. Su transmisión se debe a la picadura de flebótomos hembra infectados, que tienen que ingerir sangre para producir huevos.

Lepra

Esta enfermedad de carácter infecciosa crónica afecta principalmente la piel, los nervios periféricos, la mucosa de las vías respiratorias altas y los ojos. Es transmitida por un bacilo acidorresistente con forma de curva denominado: Mycobacterium leprae. Es curable y puede evitarse la discapacidad si se trata desde las primeras fases.

Dengue y dengue grave

Esta se encuentra principalmente en zonas del trópico; su propagación depende en gran medida de las precipitaciones, la temperatura y urbanización rápida sin planificar. Se transmite por mosquitos hembra de la especie Aedes aegypti y, en menor grado, de A. albopictus.

Pian

Esta se encuentra (junto con la sífilis endémica o bejel y el mal de pinto) dentro de un grupo de infecciones denominado: treponematosis endémicas. Su transmisión se debe por bacterias espirales del género Treponema.

Equinococosis

Es de carácter zoonótica (es transmitida al ser humano por animales). Se presenta de forma quística, alveolar, poliquística y uniquística. Su transmisión se debe a que varios animales herbívoros y omnívoros se infectan al ingerir huevos del parásito Echinococcus, presentes regularmente en alimentos y aguas contaminadas.

Teniasis y cisticercosis

Es una infección intestinal provocada por tres especies de cestodos: Taenia solium (tenia del cerdo), Taenia saginata (tenia del vacuno) y Taenia asiática. Su transmisión es causada por el consumo de carne vacuna o hígado de cerdo que no están cocinadas adecuadamente.

Rabia

Es de carácter vírica infecciosa, en su mayoría de casos termina siendo mortal una vez aparecen los síntomas clínicos. Este virus es transmitido principalmente por perros domésticos, se propaga a las personas normalmente por la saliva a través de mordeduras o arañazos.

La enfermedad de Chagas (tripanosomiasis americana)

Esta se caracteriza por ser potencialmente mortal, es causada por el parásito protozoo Trypanosoma cruzi (T. cruzi). Su transmisión es principalmente por contacto con heces u orina infectadas de triatominos que se alimentan de sangre.

Úlcera de Buruli

Es una infección crónica y debilitante por Mycobacterium ulcerans, afecta principalmente la piel y en algunas ocasiones al hueso. Dicha bacteria se caracteriza por estar presente en el medio ambiente, por esto, su modo de transmisión es aún desconocido.

La tripanosomiasis africana

También denominada enfermedad del sueño, es una parasitosis transmitida al ser humano por la picadura de la mosca tsetsé (del género Glossina), los parásitos que la causan son protozoos pertenecientes al género Trypanosoma.

Dracunculosis

Es conocida también como “la enfermedad del gusano de Guinea”, se caracteriza por ser una parasitosis invalidante causada por un largo gusano filiforme (Dracunculus medinensis). Su transmisión se debe al consumo de agua contaminada con pulgas de agua infectadas por el parásito.

Enfermedades transmitidas por vectores

Son enfermedades que pueden ser transmitidas por organismos vivos (como mosquitos, chinches, garrapatas, ácaros, piojos, entre otros) y son causadas debido a que dichos organismos (vectores) ingieren los microorganismos patógenos junto con la sangre.